Volver


Markus Treichler

Enfermedad y Temperamento
Traducción: Ana María Rauh


APORTES PARA UNA AMPLIACIÓN DEL ARTE DE CURATIVO, SEGÚN CONOCIMIENTOS OBTENIDOS MEDIANTE LAS CIENCIAS ESPIRITUALES

ENFERMEDAD Y TEMPERAMENTO – Markus Treichler

“El temperamento en cuatro ha dividido

del hombre su ser y su pensar.

Un solo amor empero reina

Que todo lo une y lo vuelve a equilibrar.”

J. Nestroy

La teoría de los temperamentos es antigua y se remonta a los médicos. Su origen se radica en Empédocles (alrededor de 494-434 antes de Cristo): médico, investigador de la naturaleza y vidente. Resumió los conocimientos obtenidos con respecto a las diferentes materias del mundo, tal como habían sido imaginadas por algunos filósofos naturistas pre-socráticos en una teoría universal.

“Tal como ya lo he anunciado, determinando la meta de la teoría, dos son las cosas que he de revelar: de pronto, un solo todo emerge de la multiplicidad; de pronto, de nuevo se dividirá, conformándose de nuevo en multiplicidad; fuego y agua y tierra y aire, llegando a infinitas alturas”.

Y con respecto al hombre nos dice:

“Puesto que de cuatro elementos todo está estructurado, y a través de los mismos poseen el pensar, la alegría y el pesar.”

Galen (131-213), el gran médico romano del segundo siglo post-cristiano, médico personal del emperador Marco Aurelio, mencionó como ejemplo para los médicos a Empédocles e Hipócrates de Kos (460-375 antes de Cristo). Hipócrates siguió desarrollando la teoría de los elementos de Empédocles, llevándola a la descripción completa del modo en que los elementos macrocósmicos de tierra, agua, aire y fuego se vuelven a encontrar en el microcosmos hombre, de modo metamorfoseado en los cuatro humores corporales, bilis negra, mucosidad, sangre y bilis amarilla. Este es el origen de la patología humoral: “el cuerpo del hombre contiene sangre, mucosidad, bilis amarilla y bilis negra, y esa es la naturaleza de su cuerpo, y a causa de ello tiene dolores y puede estar sano. Su salud es óptima cuando estos humores se encuentran en relación recíproca correcta, en lo que a su potencia y su cantidad se refiere, así como a su interrelación. Los dolores aparecen cuando hay algo de más o de menos, o segrega en el cuerpo sin estar mezclado con el conjunto”.

La patología humoral así fundamentada por Hipócrates, fecundó el pensamiento y el accionar médico a través de dos milenios. Recién en el siglo dieciocho, la “patología de los humores” fue reemplazada por la “patología solidaria”.

En la patología humoral hipocrática, en lo que respecta a salud y enfermedad, bienestar y dolor, temperamento liviano o pesado, cálido o frío, todo depende de la relación de los elementos, o bien, de la regulación de los humores entre sí. Es por ello que puede hablarse de un temperamento físico y de un temperamento anímico, según la preponderancia de uno de los humores en el organismo, dominando en la vida corporal y/o en la vida anímica. La denominación de los temperamentos según: melancólico, flemático, sanguíneo o colérico, se debe al humor físico predominante (bilis negra, mucosidad, sangre, bilis amarilla).

Desde hace unos 150 años, los humores se han perdido en las consideraciones medicinales, y de los temperamentos muy poco se habla aún en psicología. Existe empero en la medicina psicosomática, ocupada en la interpretación del cuerpo y del alma un modelo explicativo con respecto a la comprensión moderna de los procesos psicosomáticos así como somatopsíquicos; allí, determinados “humores”, nuevamente juegan un rol decisivo, o sea, las hormonas ( en lugar de los antiguos humores) que empero actúan todos en la sangre, mediante lo cual la sangre, como un “humor muy especial”, como único de los cuatro humores, ha conservado una importancia esencial en lo que respecta a la relación de cuerpo y alma, en salud y enfermedad y constitución anímica (recordemos aquí la moderna psico-endocrinología).

Frente a esta moderna relación de la constitución físico-anímica del hombre hacia su “gobierno humoral” hormonal, la antigua teoría de los temperamentos de hecho os puede parecer moderna. Y si se planteara la objeción de que hoy ya no se investiga cuatro humores en su relación recíproca, sino que se estudia únicamente la composición de la sangre, en ese contexto tenemos que recordar, que ya Aristóteles (384-322 antes de Cristo) ha estudiado el carácter de la sangre sobre la base de los temperamentos de acuerdo a la consistencia de la sangre, liviana o pesada (coagulando con facilidad o con dificultad), según tuviera mucho o poco calor, describiendo luego los caracteres como de sangre pesada, o sangre liviana, de sangre caliente o de sangre fría. Esta característica de la sangre es conocida para nosotros, y observamos cualidades anímicas concordantes con la teoría de los temperamentos.

En el modo de ver de la antigua patología humoral y teoría temperamental, está dada la posibilidad de mirar de manera conjunta el cuerpo y el alma del hombre, tanto en salud como en enfermedad, formulando diagnósticos del temperamento corporal y del temperamento anímico, dando consejos dietéticos, vale decir, concernientes a la conducción de la vida para evitar la enfermedad. Se toma en cuenta la vida física-anímica del hombre durante la salud y durante la enfermedad, en la conjunción del hombre y del mundo. Las enfermedades se producen a causa de influencias procedentes del mundo circundante (por ej. calor y frío, humedad y sequía, etc.) a partir de aquello que es recibido por el hombre (por ej. a través de los sentidos, la respiración, el alimento ), a partir de todo lo segregado por el hombre (por ej. todas las formas de secreción y excreción) y finalmente, a partir de la vida anímica (vale decir, la gama de los afectos, los instintos, los impulsos, pasiones e intereses).

En la concepción antigua, el gobierno de los humores del organismo humano, es el teatro para las influencias sanadoras y enfermantes sobre el hombre. Cambios, desequilibrios (discrasias), disarmonías en el gobierno humoral, conducen a unilateralidades físicas y/o anímicas excentas de una mezcla armoniosa (eucrasia), a temperaturas corporales especiales, y/o temperamentos anímicos. A partir de ese contexto original surge la posibilidad de intentar la prueba de poder describir sobre la base de la antigua teoría de los temperamentos, llegando a la comprensión del estudio del hombre antroposófico, relaciones entre el temperamento corporal y el temperamento anímico, en el caso de salud y en el caso de enfermedad. De ser exitoso el intento, podría ser hallado un puente entre el cuerpo y el alma del hombre, que podría ser transitado no sólo en el camino hacia una comprensión de las enfermedades del cuerpo y del alma sino también en dirección a una medicina profiláctica, como base de una teoría de salud.

LA CUADRATURA DE LOS TEMPERAMENTOS

Comencemos nuestra recorrida a través de la cuadratura de los elementos y temperamentos en la punta inferior, el elemento de la tierra: el elemento terrestre, sólido, pesado, frío, anorgánico, símil-muerto, se corresponde con la bilis negra (melaina-chole). Cuando predomina con sus cualidades en la vida anímica del hombre, ésta se nos presenta correspondientemente como pesada, seria, triste. El melancólico es pensativo, lleno de miedos, penas, aflicciones y preocupaciones, cargado de melancolía y sentimientos de culpa, susceptibilidad y de sentirse –ofendido, pero también con conciencia de responsabilidad, sentimiento del deber, esmero escrupuloso y profundidad de pensamiento. El predominio de lo físico, también cristalino, salitroso, se expresa por doquier. En lo físico impera entonces proporcionalmente lo pesado, lo frío, seco, duro, sólido, también lo lento, lo débil, endurecedor, destinado a la extinción, a la muerte.

En la punta derecha de la cuadratura se encuentra el elemento del agua, al que le corresponde la mucosidad con su característica de lo mojado, fluyente, acuoso, frío (Plegma), que puede ser fresco, líquido, de fácil fluir, pero también puede ser viejo, grueso, viscoso, lento pegadizo y de un lento fluir. Cuando en el temperamento anímico predomina lo típicamente pesado-mucoso del por tal razón denominado flemático, la vida anímica en su tendencia se torna tranquila-sosegada hasta indiferente, es equilibrado, siempre satisfecho y sereno, además no muestra interés, sin pretensiones perezoso, pero cordial y bonachón/bondadoso, afectuoso, fiel y constante. Es lento de acción en todas sus cosas y de “sangre fría” en el sentido de lo caracterizado por Aristóteles, soñador y ávido de placer. Correspondientemente los procesos físicos poseen una tendencia hacia lo lento, perezoso, húmedo-fresco, al engrosamiento, al fluir con lentitud, pero capacidad de funcionamiento.

1

1: Tierra
cuerpo físico
bilis negra
Melancólico
2: Agua
cuerpo etérico
mucosidad
Flemático
3: Aire
cuerpo astral
sangre
Sanguíneo
4: Fuego
Yo
Bilis amarillo
Colérico
5: Otoño
Atardecer
Adultez
6: Invierno
Noche
Anciedad
7: Primavera
Mañana
Infancia

8: Verano
Mediodía
Juventud


En la punta superior del jeroglífico de los elementos está situado el aire. Es liviano, de fácil movimiento, huidizo, de fácil calentamiento. Dentro del organismo humano, el elemento del aire se corresponde con el “humor especial”, portador del aire, la sangre (sanguis). Cuando en la sangre está contenido mucho de esta liviandad del aire, el hombre se convierte en fantoche( aire: huft-fantoche=Luftikus). Su vida anímica es fácilmente inflamable, se enciende por todo, con respecto a la durabilidad fácilmente puede tornarse huidizo. El sanguíneo es de sangre liviana, de ánimo liviano, irreflexivo, alegre, abierto, expresivo, interesado en su entorno, inconstante, atolondrado, activo, emprendedor, ávido de vivencias, despreocupado, de buen humor. También en lo físico predomina lo liviano, fácilmente inflamable, fácilmente excitable, de fácil ardor y poca duración.

En el ángulo izquierdo de la cuadratura arde el fuego. Vive en el organismo en la bilis (chole) amarilla. En el sentido trasladado, la bilis en su efecto es picante, mordaz, efervescente, hirviente. Anímicamente, el hombre colérico es fogoso, de sangre caliente, explosivo, impaciente, irritable, iracundo y sensible. En su accionar es ávido, de hecho agresivo, conquistador. En las relaciones interhumanas es dominante en su función de guía. En su propia vida anímica posee sentimientos fuertes, con impulsos de resistencia y vigorosa voluntad. Los procesos físicos se llevan a cabo del mismo modo marcado y repentino, preciso, fogoso, doloroso, abrupto, peligrosamente vehemente y agresivo.

LA PATOLOGÍA DE LO CORRESPONDIENTE AL TEMPERAMENTO EN EL CUERPO

Por supuesto en el hombre viven los cuatro elementos y temperamentos; todas las orientaciones de la vida física y anímica son posibles, se unen y se mezclan dentro del tejer viviente. Las formas puras son escasas. También a la generación de manifestaciones patológicas, casi siempre subyacen conexiones y mezclas de elementos vecinos o polares, o bien temperamentos, tal como resulta también en las cuatro cualidades frío- húmedo- cálido- seco, a partir de la unión de dos vecinos elementos. Comencemos con las manifestaciones patológicas húmedas, que se generan a partir del encuentro de agua y aire, de mucosidad y sangre, lo flemático y lo sanguíneo. Lo lento perezoso, acuoso y mucoso de flujo viscoso, se une con lo excitable liviano-airoso, generando por ej. enfermedades de resfrío catarral, en la época húmeda del año, o enfermedades de diarrea, o también hinchazones y edemas, limitaciones funcionales de los órganos afectados, con posible hipertrofia secundaria, dolores moderados, inflamaciones (ej. asma bronquial, reuma )

En las manifestaciones patológicas cálidas, a partir de aire y fuego, bilis y sangre, de aquello que fácilmente se inflama, lo de abrupta vehemencia, vemos fenómenos patológicos agudos y repentinos, fenómenos de inflamación, alta fiebre, de fuertes dolores a modo de ataque y de cólicos o calambres, espasmos, convulsiones.

En el caso de las enfermedades secas, a partir de fuego y tierra, hallamos afecciones de secamiento, endurecimiento, depósitos, sedimentos, de esclerosis, de embolias con las debidas consecuencias (ej. ataque de apoplejía con parálisis sin energía, o infarto cardíaco, esclerosis del miocardio) tales como procesos atróficos y necróticos. Los síntomas patológicos que se generan a partir de tierra y agua, a menudo son de difícil constatación, poseen cualidades endurecedoras y de degeneración, pero son a su vez de “sangre fría” (ej. anaerobios) que crecen, proliferan (a partir de agua y tierra) sin forma, tumores “que dan formas nuevas”, pertenecen a este campo-en términos patoanatómicos- la atrofia y degeneración, además de caquexia y cáncer.

LA PATOLOGÍA DE LO CONCERNIENTE AL TEMPERAMENTO EN LO ANÍMICO

En la misma secuencia podemos encontrar típicamente irregularidades en la vida anímica, a modo de fenómenos psicopatológicos “húmedos”, entre el elemento de agua y aire, volubilidad, expresiones sobredimensionadas de los sentimientos, desviaciones en el pensar, sentir y querer, fantasías maníacas y nuevas formulaciones alucinatorias, “demencia histérica”

Fenómenos cálidos-ardientes psicopatológicos a partir de aire y fuego aparecen a modo de irritabilidad, impaciencia, cólera, agresividad con impulso acrecentado de los sentimientos y de la voluntad de acción (por ej. en la manía), ataques de delirio furioso, de convulsiones, etc.

Fenómenos “secos” de fuego y tierra en el campo de la vida anímica patológica, poseen el carácter de lo resecado, quemado, endurecido, oscuro, del obligar y forzar. Los síntomas de demencia, miedo y obcecación están presentes, al igual que fenómenos patológicos hipocondríacos, melancólicos, depresivos-agitados. Sobre todo, se generan los síntomas neurasténicos, se producen en este ámbito entre el temperamento colérico y melancólico (angustia).

Como fenómenos “fríos” y graves de vida anímica patológica entre tierra y agua, entendemos la vivencia depresiva de inhibición, la melancolía, la depresión; tristeza, falta de interés, apatía que puede llevar a la deficiencia mental y hasta la imbecilidad, que se radican aquí.

IMPORTANCIA Y TRATAMIENTO DE LAS UNILATERALIDADES TEMPERAMENTALES

“Lo mismo no sólo puede ser reconocido mediante lo mismo, sino que lo mismo también puede ser tratado correctamente con los mismo, y así ser curado”

Rudolf Steiner, 22-08-1922

Las enfermedades atañen siempre al cuerpo y al alma del hombre. La vida es el mediador entre el alma y el cuerpo. Los fenómenos patológicos aparecen en el cuerpo o en el alma, en el acontecer físico o en la vida anímica. Las enfermedades orgánicas o funcionales que pueden ser detectadas físicamente proceden de un accionar excesivo de lo espiritual anímico, proyectado hacia el cuerpo y la vida.

Está alterado así en una dirección la relación de cuerpo y alma, influencias anímicas astrales “desprolijas” actúan en el cuerpo físico, provenientes del cuerpo astral y del cuerpo etérico, llevando allí a las enfermedades corporales. Al desarrollarse el efecto de los miembros del ser físico y anímico en la dirección opuesta, de modo tal que leyes físico-etéricas del ámbito corporal se extiendan al campo del alma, allí aparecen fenómenos psicopatológicos. Entre el cuerpo y el alma, al ámbito del cuerpo etérico le corresponde un rol mediador importante con respecto a la salud, la enfermedad y la curación. En el caso de las enfermedades del cuerpo, se trata de los efectos de leyes astrales de la polaridad siempre igual de simpatía y antipatía (amar y odiar, alegría y dolor), que pueden plasmarse en procesos corporales a modo de tensar y relajar, dar forma y disolver, redondear e irradiar, inflamar y endurecer, de modo fisiológico y patológico. Cuando un proceso de vida cae bajo la influencia y el efecto de la organización espiritual del yo, la consecuencia fisiológica es combustión o depósito (por ej. generación de calor, fiebre, y la formación ósea o de esqueleto). Lo que entra al ámbito de la organización del yo finalmente va a morir dentro de lo físico.

En lo que a las enfermedades del alma respecta, son leyes físico- corporales y de la vida, que actúan más allá de sus límites. Nacer y morir, crecer y desaparecer, vivir y perecer pueden ser vivenciados como fenómenos etéricos-básicos; peso y liviandad, atracción y rechazo, expansión y achicamiento en el espacio (grande y chico) aparecen como fenómenos originales de lo físico-material. Cuando esas leyes entran a actuar en la vida del alma, allí se producen los fenómenos psicopatológicos básicos, que pueden sumarse en la generación de diversas enfermedades anímicas.

Los temperamentos del hombre aparecen en la vida anímica y en lo funcionalmente vivo del organismo físico. Son cualidades del cuerpo etérico y como tales “en la próxima vida otorgan la disposición para la salud o para la enfermedad”, y según el temperamento y el carácter, hasta para enfermedades determinadas. En la vida actual, las vivenciamos en la doble figura como temperamento anímico y corporal, como particularidad individual de procesos de vida y vida del alma. La disposición para enfermedades – no la enfermedad misma- son consecuencias karmicamente condicionadas del temperamento anímico de la vida terrenal anterior. El temperamento mismo, a su vez, es la consecuencia kármica del mundo exterior circundante anímico-espiritual y social del hombre que ha vivido en la vida anterior a la actual. Del entorno anímico-social de una vida del hombre en la próxima vida, el cuerpo etérico formado a partir del medio circundante se torna portador de los temperamentos. Lo que de esta manera, en una vida pasa en el cuerpo etérico, “se torna existencia en el cuerpo físico”, como disposición con respecto a salud o enfermedad. No se trata entonces del hecho “si uno tiene una enfermedad”-eso depende de las acciones- sino, si uno tiene la disposición para tener esa enfermedad, depende de las inclinaciones , hábitos y temperamentos las cualidades del cuerpo etérico de la vida anterior. Se trata de un camino de afuera hacia adentro, desde el medio circundante hacia el cuerpo etérico, llegando al interior del cuerpo físico, que luego puede desembocar en enfermedad física o anímica - pero necesariamente lo hará, según las acciones personales en la vida! - El temperamento actual de un hombre es de importancia con respecto a una disposición futura, y debe ser incluido en la auto-educación del hombre. Puede empero reflejarse una vez más, en el caso de que la disposición “que se ha traído” con respecto a una enfermedad del temperamento anterior se realiza en la vida actual a través de la acción correspondiente, vale decir que aparece como enfermedad en la vida. En ese caso, el temperamento “antiguo” muestra ser tan fuerte, que aparece en la vida posterior como cualidad concordante en enfermedad y en temperamento. Naturalmente, se trata también de una consecuencia del entorno anímico-social del hombre en la encarnación anterior. En definitiva, el temperamento y el entorno recíprocamente se “buscan” en un confrontación adecuada, y cobran influencia mutua. Podemos comprender entonces por qué Rudolf Steiner dio el consejo pedagógico de sentar juntos los niños del mismo temperamento en el grado. Imaginemos por ejemplo: un niño flemático entre niños no flemáticos, tal vez, una mezcla de niños sanguíneos-coléricos... : el niño lento, pesado, flemático, experimentará tanta distracción y acción a su alrededor, que puede sentirse totalmente satisfecho, sin tener que realizar el más mínimo esfuerzo propio. Puede quedar así, su entorno apoya su temperamento flemático, seguirá manteniendo la disposición hacia las respectivas tendencias patológicas.

Muy diferente es el rumbo, si siguiendo la indicación de Rudolf Steiner en lo pedagógico curativo, al niño flemático se lo sienta con otros niños flemáticos, en lo posible en un entorno más flemático aún; los niños flemáticos se aburrirán, no experimentarán nada que los satisfaga, todo siempre será igual, hasta que...y bien, hasta que por fin ellos mismos comiencen a emprender algo. De esta manera, se elevan por encima de su pereza y lo hacen con su propia fuerza, pero no como Münchhausen, quien para salir del pozo se tiraba de sus propios pelos, sino, portado por el medio circundante anímico-social, fomentado y exigido por el mismo. Lo mismo, por supuesto, cobra validez para los demás temperamentos. Del mismo modo, como los flemáticos se incentivan a través de su pesadez, así los sanguíneos se tranquilizan resignándose y agotándose, así se limarán mutuamente los coléricos, y así finalmente también los melancólicos se animarán.

Se trata de la antigua ley, que se remonta a un lema-oráculo de Apolo que decía: “Ho trósaskai iásetai” ( “Quien ha abierto la herida también la sanará”) que muestra su validez también en este caso. Es a su vez la regla de la homeopatía, el “similia similibus curantur”, o formulado de manera popular: “Lo que enferma, a su vez es saludable”.

El consejo pedagógico de Rudolf Steiner no cambia el temperamento, pero, en el tratamiento educativo permite una equiparación, una armonización de las cualidades temperamentales, que de otro modo podrían conducir a unilateralidades patológicas. Este consejo posee un efecto pedagógico ordenador y equilibrante para la vida actual y ejerce una acción benéfica, con miras a la disposición hacia la salud o enfermedad de la próxima vida terrenal.

En las diversas actividades artísticas, tenemos otras posibilidades pedagógicas e higiénico-terapéuticas de influenciar. En el tratamiento de los temperamentos, el elemento artístico es de fundamental importancia. En el tratamiento de los temperamentos o de estados patológicos condicionados por el temperamento en el cuerpo y el alma, las terapias artísticas pueden ser implementadas exitosamente. Al respecto, deberíamos partir del arte cercano y familiar al temperamento en cuestión, y recién en el curso del proceso terapéutico, paulatinamente iremos en busca del arte polar, como meta del camino terapéutico. A un enfermo con fenómenos patológicos de una unilateralidad temperamental melancólica lo relacionaríamos en primera instancia con el modelado, como arte emparentado con la tierra, para despertar luego en él el deseo de llegar a la música, previo paso por la pintura. A la inversa, a una persona que se ha enfermado a causa de una unilateralidad colérica, no se le dará en un primer momento un pincel, acuarelas y una hoja de papel, sino que iremos a su encuentro a través del habla, eventualmente mediante una dramatización con los gestos respectivos y formación del habla- acorde con su inclinación y su temperamento- hasta que, y como resultado de estos ejercicios terapéuticos, por ej. tenga el deseo de pintar un cuadro, habiendo llegado a la calma. El flemático en cambio no tendrá problemas en comenzar con la pintura con acuarelas, en su caso deberíamos invertir el camino.

Del mismo modo como existe la integración de los cuatro temperamentos y humores, en apropiada mezcla, en cada persona, cada una de las artes aquí nombradas (no estamos tomando en cuenta la euritmia, o bien la euritmia curativa, dado que contiene en sí misma los elementos de las diferentes artes), tiene cuatro posibilidades cualitativamente diferentes de comienzo involucradas, que a su vez dentro de un temperamento representan el conjunto de los cuatro temperamentos. En las artes plásticas son, por ejemplo, las cuatro posibilidades de lo arquitectónico ( o también en el caso del trabajo con la madera), en la alfarería, el crear propiamente dicho con arcilla (modelado) y la escultura. En la pintura, las diferencias se deben a los diferentes procedimientos técnicos, como también las posibilidades de variación, según color y motivo. En lo que a la música respecta, la cuatri-membración, acorde a los temperamentos, supone una división según grupos instrumentales, los instrumentos de percusión concuerdan con el colérico, los instrumentos de viento con el sanguíneo, los instrumentos de cuerda con el melancólico, y el piano con el flemático (o el armonio). La lengua alberga en sí una cuatri-membración en sonidos de soplo, vibración, onda y empuje.

En todos estos ejercicios artísticos a ser empleados en este sentido artísticamente, deberá ser tomado en cuenta, sin falta, la ya mencionada ley, comenzando con lo emparentado, lo similar al temperamento, para poder generar lentamente en el alma la compensación a través de la práctica artística.

***