Volver


Michaela Glöckler

TENDENCIA HACIA LA VIOLENCIA Y EL MOBBING Y LA SUPERACIÓN DE LA MISMA

En el año 1913, en Dornach se ha colocado la piedra fundamental del primer Goetheanum, la Construcción de la Humanidad. Los trabajos de la obra se encontraron en plena ejecución. Justamente se estaba abriendo la enorme zanja de fundación. Un año mas tarde, en las conferencias “etapas previas al Misterio de Golgotha”, Rudolf Steiner dice que el Cristo también tiene una escuela. Esto aun ha sido antes de la fundación de la Escuela Waldorf. En ocasión de la Fundación de la Escuela Waldorf  ha dicho, que nuestra época está marcada en desmedida por el egoísmo. Y que él quería, que esa escuela sea el inicio de una educación, que se opone poderosamente a ese egoísmo y ese materialismo. Que la Escuela Waldorf sea una escuela que no se basa sobre el egoísmo. Y  en estas conferencias del año 1914, habla de la escuela del desprendimiento, que conduce al reconocimiento del Cristo: reconocer al Cristo significa pasar por la escuela del desprendimiento, significa tomar conocimiento de todos aquellos impulsos del desarrollo de la humanidad, que se vierten en nuestra alma de manera tal que todo aquello que en esa alma está dispuesto al desprendimiento, lo inflaman, lo transponen de calor y lo impulsan a ser activo con el alma, es decir al desprendimiento. Bajo la influencia del materialismo, el desprendimiento de la humanidad se pierde de una manera, que recién podrá ser evaluada en futuras épocas de la humanidad. Pero mediante la profundización del misterio de Golgotha, la compenetración de la cognición del misterio de Golgotha mediante nuestro sentimiento, todo nuestro ser anímico podemos adquirir nuevamente, una cultura del desprendimiento.

Podemos afirmar que aquello que el Cristo ha hecho para el desarrollo de la tierra, está dispuesto en el impulso básico del desprendimiento. En esta escuela del desprendimiento se encuentra fundamentado aquello que este impulso puede llegar a realizar para el consciente desarrollo de las metas humanas. Esto lo podemos descubrir de mejor manera, al contemplar al misterio de Golgotha en su gran envergadura.

En la Antroposofía no tan solo tenemos una escuela micaélica, sino que también tenemos una escuela cristiana. La Escuela Waldorf, a la cual como médicos tratamos de servir con el mayor desprendimiento posible.

Siempre ha sido nuestra filosofía medica-escolar, ser colaboradores y prestadores de servicio de los maestros. No somos aquellos que indicamos el rumbo, sino que somos los fraternos acompañantes de los padres, de los maestros, de los alumnos de esta escuela. Allí el maestro del amor humano, tal como se lo indica en el acto dominical de los niños, es nuestro maestro común, el Cristo, al cual nos orientamos asimismo en el lema de la piedra fundamental de la Escuela Waldorf

LEMA DE LA PIEDRA FUNDAMETAL PARA LA LIBRE ESCUELA WALDROF EN STUTTGART

Impere aquello,

que pueda brindar fuerza espiritual, amorosamente,

aquello, que pueda brindar,

al aire espiritual en bondad,

a partir de seguridad del corazón,

de firmeza del alma,

para la fuerza laboral del cuerpo,

para la entrañabilidad del alma,

para la luminosidad del espíritu.

A ello sea dedicado este lugar:

en él, el sentido juvenil encuentre cuidado humano,

dotado de fuerza, entregado a la luz

En su corazón, recuerdan al espíritu que aquí debe imperar,

aquellos, que aquí, la piedra sumergen a modo de símbolo,

para que consolide al fundamento acerca de la vida,

que aquí debe imperar y actuar:

sabiduría liberadora,

fortalecimiento poder espiritual,

vida espiritual que se revela.

Esto lo quieren reconocer:

en el nombre del Cristo,

con propósitos de pureza,

con buena voluntad.

Rudolf Steiner

 

Aquí se dice aquello que la escuela tiene como misión. Desde la contemplación de la misión, se pasa a la acción. Luego dice “Esto lo quieren reconocer…” “Ellos” son aquello que suscriben, 42 personas. La frase esencial de este lema fundamental, que allí en Stuttgart ha sido sumergido a la tierra es la siguiente: “Esto lo quieren reconocer: en el nombre de Cristo, con propósitos de pureza, con buena voluntad.” Este lema de Piedra fundamental finaliza con una confesión, de que en esa escuela se quiere trabajar en el nombre del Cristo. Una demanda incalculablemente elevada y por otra parte tan normal. Dado que ¿Quién nos educa? En el caso de que el Cristo pueda tener un significado para una persona, entonces lo es a través del ejemplo. Allí, hacia  donde nos orientamos. Rudolf Steiner dice que lo construido con el Goetheanum, en realidad debe ser un lugar donde se practica a conocer ese Cristo. Eso quiere decir, pasar por la escuela del desprendimiento.

A veces sucede que personas se alejan de la Sociedad Antroposófica, porque piensan “lo que allí acontece no es de mi agrado”, o “esas personas no me gustan”, o “imposible aquello que allí se hace”. Al escuchar los reproches, podríamos pensar, que se estaba alejando de la escuela de Lucifer. Pero ¿de qué manera podemos practicar el desprendimiento? Si queremos pasar por la escuela del desprendimiento, al respecto tenemos que elegir las personas más complicadas que existen. ¡Imposible poder pasar por ese aprendizaje de otra manera! Esa paradoja empero aun no se ha convertido en cultura en la Sociedad Antroposófica.

CONCILIAR DISCORDIAS A TRAVÉS DEL PROCEDER CON DESPRENDIMIENTO

Para poder confrontarse con peleas y con mobbing, por un lado tenemos que poder comprender los mecanismos que allí se están empleando ¿DÓNDE SE ENCUENTRA LA DISPOSICIÓN A LA VIOLENCIA EN EL HOMBRE? ¿CÓMO LLEGA A SUCEDER? ¿QUÉ ES LO QUE LA PROMUEVE? ¿CÓMO, SIENDO ADULTO, PODEMOS CONFRONTAR ESTE HECHO, MOSTRANDO QUE OTRA ACTITUD ES POSIBLE? Por el otro lado para poder conciliar discusiones y peleas, necesitamos poseer una determinada facultad de desprendimiento. Estas personas son absolutamente necesarias en la escuela por ejemplo cuando de mobbing se trata. Lo que el mobbing significa, hoy, todo el mundo lo puede conocer en internet, existe un cúmulo de artículos con referencia a la violencia en las escuelas.

Importante es que también existen muchos trainings acerca de cómo poder convertirse en combatiente de mobbing, o combatiente de violencia, o también conciliador de peleas. Y la experiencia nos muestra y los maestros están de acuerdo: los alumnos mismos, lo dominan de mejor manera. Alumnos reciben instrucción para actuar como actores en la solución de discrepancias. Esto se logra de mejor manera, cando al respecto se buscan mediadores externos. Cuando estos adultos luego se sienten en un circulo de alumnos, brindándoles enseñanzas con respecto a la conciliación de peleas, los alumnos vivencian a estos adultos de manera tal que intuyen que los mismos se encuentran inmersos en un auto-aprendizaje del desprendimiento. Justamente eso, es lo que deben transmitir los adultos: “cuando dos se están peleando, no debes involucrarte. Lo debes contemplar serenamente, tienes que conservar la supervisión, debes salir del asunto mismo. En cuanta mayor medida te encuentras afuera, en tanta mayor medida puedes ver lo que los otros están haciendo. Tanto más objetivo puedes ser tu mismo. Y debes ser imparcial con respecto a los dos. Esto seguramente lo recuerdas con referencia  disputas en tu hogar entre hermanos o padres, o cuando discuten tus amigos. No solamente uno tiene razón, sino que ambos tienen una parte de razón.”

El adulto tiene que poder presentarse como acompañante desprendido, en ocasión de instruir al niño en la tarea de ser mediador en conflictos. Estos niños estarán colmados y orgullosos con respecto a su tarea, que de hecho la realizan muy bien.

En realidad, tendríamos que brindarle una formación de mediador de conflictos al grado en su conjunto. Del mismo modo como en el 10° grado a los alumnos le damos instrucción de primeros auxilios, tendríamos que implementar una época de mediador de conflictos, de modo tal que le confiamos al grado en su conjunto: ¡Trabajamos en una cultura diferente! Ustedes se dan cuenta, hacia donde nos conduce la pelea. ¿Acaso no lo queremos aprender todos nosotros y lograr algo mejor?

Tenemos que aprender a utilizar este potencial, desarrollando cultura, para proporcionarla a los niños para su camino en la vida, dado que padecen el mobbing, cada decimo niño hoy está afectado por el mismo. Lo positivo de estas cosas terribles es que todos nos damos cuenta: así no queremos que sea, entonces podemos integrar al conjunto del grado, una especie de modo de pensar fraternal, el elemento de Rafael.

Que no se trata de saber, quien aquí es el mejor, el más bonito, el que usa la ropa  último modelo, el teléfono más moderno. ¡Esto justamente no es lo que cuenta en la escuela! Sino: ¿quién es el mejor mediador en ocasión de conflictos? A él se le otorga el premio a fin de año. ¿Y quién se anima a ir a la escuela con ropas viejas? ¿Quién decidió regalar sus prendas de marca a los refugiados, decidiendo usar las más usadas él mismo? Estos hechos también tienen que convertirse en cosas que se comentan en el grado.

En mi época escolar también hubo mobbing. De esa manera sutil, con comentarios, fruncir la nariz, indirectas, ignorar a alguien, risa puntual, desairar, poner en ridículo. En la secundaria en cierto momento se realizó un listado al respecto.

Pero aun no hubo una instancia competente. Pero siempre había algunos maestros, que a través de su postura mostraban que en su presencia algo así era imposible. Siendo alumno, esto se evidenciaba de inmediato. Poseían una postura abarcativa, integradora, una poderosa autoridad en el momento correcto, y al observar algo así, conservaron la calma y decía: ¡No puede ser! ¿Qué acaba de decir usted? ¡No conmigo aquí! Al cabo de lo cual no hacían falta más comentarios. O, en la primaria: nuestro maestro de grado era extremadamente severo, cuando notaba algo en ese sentido, decía con toda claridad: ¡esto, aquí no lo hacemos!

El moralizar, aquí no presta ayuda, cuando empero el adulto se vale de su autoridad, y no la abusa, la puede irradiar en momentos tales. Allí toda palabra está de más, realmente de más. Mejor resulta ser, valerse de la mirada, implementar la mímica – según los mecanismos del mobbing. El mobbing actúa de esta manera: pasar por alto a alguien, un ángulo de la boca se contrae despectivamente hacia abajo. De la misma manera no verbal efectiva en mímica y gesto es el modo del cual miramos algo o a alguien, al mostrar empatía. Como se muestra asombro, como empero también no estamos tomando muy en serio un asunto.

Al respecto, un ejemplo de Morburg. Allí, en la Escuela Waldorf  hubo un alumno del 10° grado, que era muy agresivo, trastornado, malograba las clases, se burlaba de los demás alumnos.

Provocaba constantemente. Manejarse con este joven era tan difícil que al colegio estaba considerando su expulsión. Pero, no era posible. En estos casos resulta necesario una especie de cónclave, de modo tal que con anterioridad a la charla de expulsión – las charlas de advertencia ya se habían realizado – se formula una vez más la pregunta: ¿existe un maestro, que toma la palabra por el alumno? En este caso mi marido ha dicho: “Yo lo pruebo una vez más”.

En el recreo le dijo al alumno que quería hablar con él al cabo de la clase. El alumno se dispuso a hacer muecas, entonces mi marido dijo: “Ahora el asunto va enserio. De esta charla depende, si usted puede seguir estando en esta escuela y a mí me gustaría, que usted quede aquí. Es por ello que quiero encontrarme con usted”. En ese momento, cambió toda fisionomía del joven. Contestó en forma completamente normal: “Okay, señor Glöckler, yo vengo”. Entonces sucedió algo así, como si se hubiese girado una llave, una persona había dicho: aquí estoy a tu disposición. Quiero que quedes aquí con nosotros. Es importante para mí. Se trató de una charla mu y breve durante la caminata a la heladería. Primero hablaron del futbol y poco antes de llegar a la heladería, mi marido le dijo: “Usted ya sabe de qué se trata, por un año, que es su periodo de prueba, tiene que dejar de lado ese comportamiento insoportable.” El joven se detuvo, miró a mi marido y dijo: “Señor Glöckler, por favor no tome todo esto tan en serio”. A lo cual mi marido contestó: “Yo sé, que usted no es así como se comporta, pero los dos ahora tenemos que tomar el asunto enserio. Usted tiene que cambiar, de otro modo, todo se derrumba.” A eso el joven respondió: “Okay”. Tomaron un helado y luego se separaron. El joven hizo el esfuerzo, mi marido empero, todos los días tuvo que confirmar el asunto. En uno de los recreos, o durante una clase tuvo que tomar contacto visual con él. Todos los días. Se trataba de esos imponderables, que actúan a través de la postura. Cuando esto falta, cuando es poco perceptible, en la escuela, se producen estos problemas de comportamiento. A modo de una provocación astral. Se observa entonces, el aspecto del alma, cuando el yo está de vacaciones, sin real permanencia en el alma. Cuando no ostenta realmente su presencia, entonces los adultos son requeridos de actuar mediante la presencia de su yo, su postra erguida, la mirada, la atención, el lenguaje cuidadosamente pensado y el interés por la otra persona. Vale decir: tienen que estar presentes: iniciativa, interés, sinceridad, tener comprensión con referencia a todas las cosas, tener consideración de todos modos, ser amable.

DESARROLLO ORIENTADO HACIA EL DESPRENDIMIENTO

En un principio, todos los miembros del ser trabajan desarrollando al cuerpo, y al cabo de este trabajo, realizan la metamorfosis en dirección a la actividad en lo anímico, libre del cuerpo. Todas las fuerzas procedentes de los miembros del ser que se liberan y realizan para la metamorfosis, lo hacen sobre las vías de lo etérico. Vale decir, cuando siempre decimos que la metamorfosis de las fuerzas del crecimiento en fuerzas del pensamiento acontece en el corazón, así como Rudolf Steiner refiere esa corriente que del corazón asciende a la cabeza, afirma que sobre las vías de estas metamorfosis del cuerpo etérico, se liberan también las fuerzas del cuerpo astral y de la organización del yo.

En el primer tercio de la vida, es cuando estamos edificando a nuestro cuerpo. Nos convertimos en nosotros mismos. Esa es la época del egoísmo, justificado. El cuerpo quiere madurar. MI CUERPO, MI ALMA, MIS INTERESES, MI JUGUETE, MI MUÑECA. MI MAMÁ. MI, MI, MI… es plenamente normal que los niños a los tres años sean narcisistas – y que a los nueve años, lo tomen todo de manera personal. Eso es completamente normal. Y nosotros, mediante nuestro comportamiento, les tenemos que mostrar moral, tenemos que ser ejemplo,  y no por el contrario tener una conducta cualquiera y luego predicar moral. A menudo nos puede causar asombro que los niños, a pesar de todo logren ir por la vía del bien – porque tanto bueno traen consigo. Este despertar dentro de las fuerzas anímicas propias, naturalmente debe poseer una auto-referencia porque los pequeños mismos se apropian de todo y practican ser ellos mismos. Más tarde, ya sea a los 23 años o a los 25, o a causa de las grandes crisis de la vida, tales como la pérdida del empleo, perdida de pareja, enfermedad, accidente o lo que fuera, se plantea la gran pregunta existencial: ¿qué queda, cuando ya no tienes nada? ¿Qué pasa, cuando estás completamente “desprendido”, porque todo se hizo trizas? ¿Cuándo todo aquello que ha servido a mi egoísmo, de pronto ya no existe?  Ya nada vale. ¡Estás desposeído! Este paso por el ojo de la aguja en el nada, extremadamente amargo.

Es empero la única oportunidad para saber lo que es libertad. En ese momento de crisis, el desprendimiento y la libertad son lo mismo. Aun percibimos nuestro propio ser, pero tenemos que soltar todo aquello que es valioso para nosotros. Es por ello que en este momento de libertad, en ese momento de desprendimiento, podemos implementar nuestro verdadero propio ser. Esto nada tiene que ver con lo físicamente concebido, con la vida circundante, vale decir, lo terrenal, sino que tiene que ver con lo eterno. Vale decir, las fuerzas anímicas y la organización del yo, son como un recipiente, hacia cuyo interior el propio ser superior envía su luz. Nuestro yo puede dar cabida a este verdadero ser propio, a modo de pensamiento de verdad, de amor, de autenticidad, de humanidad – sean cual fuesen las palabras que podamos hallar para lo divino. Por así decirlo, nos lo podemos incorporando espiritualmente. Entonces se genera esa calidez plena de desprendimiento, ese interés dotado de desprendimiento, dado que de pronto cada menudencia, por pequeña que fuese, referida a la vida y a lo cotidiano, adquiere un valor. Esto lo saben los burditas, por valorar a la pequeña piedra, como parte de la creación. Por contemplarlo desde arriba y no meramente aportarla mediante un puntapié. Es esa experiencia del yo, en el contexto de lo divino. Esta empero tiene que pasar por el ojo de la aguja. Esto lo podemos desarrollar lentamente, mediante ejercitación. Es un camino de transformación, en el cual, tal como lo expresa Steiner, el yo va despertando lentamente, con respecto a lo esencial. Con ello, el yo aprende de manera completamente diferente, a diferenciar lo esencial de aquello que carece de importancia.

LA ORGANIZACIÓN DEL YO Y LA INTEGRACIÓN

El yo, en primer lugar está ocupado en formarse un recipiente, y luego en llenarlo. La organización del yo, indiferentemente del lugar donde despierta, ya sea un el pensar, el sentir, el querer o en el yo, siempre posee el efecto de integración, de unificación. Que une, que integra. Que crea globalizaciones. Al tener un contacto del yo con su verdadero propio-ser, nuevamente nos sentimos plenos, justificados, consolados. El conjunto del os conceptos del sanar, de la integridad, pertenecen a la organización del yo.

EL CUERPO ASTRAL Y LA DIFERENCIACIÓN

Al contemplar frente a ello, al cuerpo astral, vemos que el cuerpo astral posee un mundo completamente diferente. Cuando el cuerpo astral obtiene su liberación a los 14 años, ¿qué órganos acaban de haberse de desarrollado entonces desde el crecimiento? El pulmón y  el corazón. Se desarrollan entre los 11 y los 15 años. Acompañan la pubertad. De estos órganos parte el impulso decisivo, que asimismo conduce a la diferenciación sexual. En lo masculino-femenino es inhalación-exhalación, en el pensar es la dialéctica. El típico comportamiento en la pubertad es: la madre dice más, el niño dice menos. Esa terrible alegría de llevar a cabo la oposición. Mi pensar es dialectico. Cuando alguien dice CHICO, puedo decir GRANDE. Cuando alguien dice VACACIONES, yo puedo decir TRABAJO. Cuando alguien dice ESCUELA, yo puedo decir YO QUEDO EN CASA. Ahora las fuerzas astrales se encuentran libres para el pensar, lo cual se evidencia en la tendencia hacia la dialéctica. En el sentir, las fuerzas astrales se muestran como simpatía y antipatía. Y en el querer, las fuerzas astrales de hecho se muestran en amor y odio, en destrucción, y en la voluntad de prestar ayuda, lo opuesto a la destrucción. Esto es completamente normal. Se trata de las fuerzas de la polaridad, constructivas-destructivas, simpatía-antipatía en el sentir, dialéctica en el pensar, la pregunta formulada con respecto al ser, o al nada.

Estas fuerzas polarizadoras en lo astral, son las leyes del aire. Donde el aire está, todo se polariza. En ese espacio, existe diferenciado en todos los lugares, una presión algo mayor, y otra algo menor. Según nuestra temperatura, el aire que nos rodea es más diluido o más espeso. Las leyes del aire se encuentran transpuestas plenamente por lo astral. Podemos decir, el aire es así, por que las fuerzas astrales actúan de esta manera. O a la inversa el alma puede expresarse de esta manera polar, porque el aire así lo transmite. Porque tienen las mismas leyes como el cuerpo astral en lo anímico. Si al respecto queremos hallar algo compartido, así como lo es la integración, con respecto a las fuerzas de la organización del yo, así en el caso del cuerpo astral, lo son las fuerzas de la diferenciación.

En el desarrollo normal, conocemos la actividad astral de la diferenciación celular. Todo lo diferenciado, se encamina hacia la muerte. Lo no-diferenciado, se halla más próximo a la vida, por lo cual también es lozano. Las células nerviosas, como las células más astrales, que tenemos son las más diferenciadas. Constantemente, se configuran de manera aun algo mas diferenciada, en los procesos nerviosos y de la conciencia. El proceso de la liberación del cuerpo astral, se está llevando a cabo desde el nacimiento paralelamente a la liberación de las fuerzas etéricas, solo que en principio en menor medida. Los niños pequeños ya sienten, pero aun de manera fuertemente referida al cuerpo. Las fuerzas astrales aun no conocen de hecho su liberación del cuerpo ¿por qué? Porque la diferenciación de los sexos, es la tarea principal del cuerpo astral.

DIFERENCIACIÓN EN LO ASTRAL

El acompañamiento de este desarrollo, ese modelar y diferenciar de lo masculino y lo femenino, es uno de los temas principales de la educación de  los niños de la edad pre-escolar hasta la pre-pubertad, es decir en los primeros nueve a diez años. Existen cada vez más niños, que no pueden o no quieren identificarse con su sexualidad, por el hecho de que el actual intelectualismo, trastorna o impide una saludable diferenciación sexual.

¿Por qué se produce la homosexualidad? Puede tener diferentes motivos. Una parte importante se encuentra fundamentada en el Karma. Si me intereso en términos generales por mujeres o por varones, nada tiene que ver con el amor personal, sino que se trata de amor genérico. Generalmente como ser humano, indiferentemente a la orientación sexual que tenemos nos interesamos por otra persona, con la cual estamos unidos mediante el Karma. Cuando la misma es un varón y yo también soy varón, o yo soy mujer y a otra también es mujer, y me interesa esa persona, circunstancialmente también pude producirse una atracción erótica. Según la intimidad que queremos tener con esa persona. Existe esa parte kármica, razón por la cual muchos homosexuales tienen su aparición, después de tener una familia y dos a tres hijos. Muchos existen, que recién entonces dan libre curso a su homo erótica, cuando de pronto se encuentran a alguien con quien quieren compartir la vida. Tengo la impresión de que esto es Karma. Allí existe una fuerte participación del destino.

En otra parte tiene que ver con el medio circundante, con el desarrollo. Esa homosexualidad es transitoria, es una perpetuidad de homoeroticidad pasajera. Es normal que entre los 12 y los 16 años, casi todo joven pasa por una fase homo erótica. Tal vez muchos no recuerden ese evento. Es un periodo y a continuación, se convierte nuevamente en una amistad normal. Del cuerpo propio se desprenden fuerzas que poseen una afinidad hacia el mismo sexo, por haber edificado ese mismo sexo. Se liberan y se sienten atraídos por el mismo sexo. Cuando se es seducido y cuando allí algo se fija, puede desarrollarse la homosexualidad. La primera vivencia marca un rumbo. Experiencias de este tipo ya tienen lugar en niños pequeños: cuando por ejemplo en el marco del desarrollo del movimiento comienzan a gatear arrastrando una pierna, entonces por largo tiempo se desplazaran arrastrando la pierna. Porque se trata del primer movimiento exitoso del desplazamiento, con la consecuencia que el mismo tiene calidad perdurable. Entonces se produce una estampación. Esto cobra validez asimismo en el caso de experiencias traumáticas. También allí se produce una fijación, que eventualmente puede tener una permanencia de por vida. De esta manera también lo opuesto al trauma, las más bellas vivencias que hemos tenido hasta ese entonces, pueden tener fijación, eventualmente para el resto de la biografía. Ese es un segundo ámbito del cual tenemos que afirmar que está condicionado tanto evolutivamente como por el medio circundante. No está determinado por el Karma del yo, guiado por relación sino guiado por el medio circundante y por la situación.

Es importante saber que sobre este plano existe mucha angustia entre los jóvenes que a causa de ello, justamente en el ámbito de lo sexual ¡existe un mobbing extremadamente perverso! Al respecto ni siquiera me estoy refiriendo a acciones del internet, donde se muestran fotografías de partes del sexo, que se envían y  se comenta. Como maestro lo tenemos que tener en la conciencia, dado que en el grado naturalmente no se habla de esto. Pero se mueve en el fondo – todas estas preocupaciones, problemas, este no sentirse comprendido. Que de alguna manera por alguien desde algún lugar, se busca ser amado – y no se tiene esa oportunidad.

DIFERENCIACIÓN EN LO ANÍMICO

Lo común es la diferenciación en lo caporal. Desde allí la diferenciación llega a lo anímico, al sentimiento y  nos sentimos como destrozados. No tan solo ubicados entre un júbilo que llega hasta el cielo y una tristeza mortal, sino entre simpatías y antipatías. El mobbing, es la escuela de las antipatías. Se quiere ejercitar las antipatías, ¡se sobre-entiende! ¡No es posible practicar constantemente las simpatías, tenemos que ejercitar también nuestras antipatías! ¡Se quiere aprender a manejar globalmente, la amplitud de los sentimientos! Es por ello que resulta ser tan importante el ejemplo de los codiciadores de las peleas: saben perfectamente que las antipatías son normales, el mobbing acontece, las peleas forman parte de la vida cotidiana de los alumnos. Esto todo es sabido pero es menester la limitación y la equiparación.

Existe el cuerpo astral pero también existe el yo. Todos nosotros tenemos que practicar el mejor empleo de ambos. Los unos pueden “atacarse a palos” y los otros pueden aprender a conciliar las peleas, estigmatizados constantemente como los malos, como víctimas. Lo importante es tomar en cuenta que aquello que se están peleando, tienen la misión de permitir que los otros aprendan a conciliar las discusiones ¡se necesitan mutuamente! Por lo tanto lo mejor es que todos alguna vez hayan peleado y todos alguna vez han podido aprender la conciliación.

DIFERENCIACIÓN EN EL QUERER

Cuando se liberan las fuerzas de diferenciación del cuerpo astral del metabolismo, el mismo ha desarrollado capacidad de decisión y de diferenciación. En el ciclo superior, todo se trata del hecho de poder juzgar independientemente. Se trata de formular preguntas y aprender a encontrar la respuesta de manera independiente a través del hallazgo del juicio. Toda la enseñanza científica natural del ciclo superior está edificada correspondientemente: se realizan experimentos, se observa y se describe, cada alumno por cuenta propia. Al día siguiente, a través de las preguntas formuladas por el maestro, se trata de hacer aparecer las leyes naturales, que en el experimento, que en ocasión del experimento, pudo ser descubierto independientemente. Por lo tanto, las leyes son descubiertas por los alumnos mismos. Cuando a continuación en sus cuadernos registran los conocimientos adquiridos, el maestro tiene que asegurarse que realmente cada alumno por sí mismo ha encontrado su resultado. Aun cuando otro lo ha expresado. Puede preguntar: ¿lo has comprendido realmente? ¿Lo puedes explicar nuevamente? O se formulan preguntas tales como: ¿esto como lo estás viendo? Se promueve al alumno de manera tal que pueda juzgar su propia tarea.

EDUCACIÓN HACIA LA RENUNCIA A LA VIOLENCIA

La liberación de las fuerzas astrales, en el primer septenio se expresa en el plano corporal: es por ello que un niño permite que lo toquen y el otro siente desagrado al respecto. Tenemos que proceder con cuidado, respetando las simpatías y las antipatías del niño, referidas a su cuerpo. Con la alimentación, con el contacto físico, con el vestirse. Fomentando la efectividad propia, mediante la acción propia, de la mejor manera posible. Teniendo presente constantemente al futuro conciliador de conflictos, mediante el fomento de la actividad propia. Que aprenda a mantenerse firme, frente a lo mío y lo tuyo. No ser parcial, no observar parcialidad. Cuando los niños a los tres, cuatro o cinco años solamente quieren comer fideos con salsa, rechazando todo lo demás, se puede promover la ambición, mediante la más pequeña cucharita, en el sentido de que de todo aquello que le gusta, solamente se como tres de estas cucharaditas. De esta manera estamos educando un conciliador de conflictos: una gruesa porción de fideos con salsa y tres pequeñas hojas de lechuga. Tres diminutas cucharaditas de espinaca. Esto es necesario, porque a esa edad las simpatías y las antipatías poseen referencia física. Cuando luego a los ocho años, los niños siguen comiendo exclusivamente fideos con salsa, porque no han aprendido a digerir, esto es grave. Si no educamos al niño, no debemos asombrarnos, que más tarde, cuando la simpatía y la antipatía se liberan en el sentido, también se carece de educación. Cuando hasta los nueve años a los niños los educamos realmente en sus simpatías y antipatías referidas a su cuerpo – con el necesario buen humor y acertadas ocurrencias, entonces en todo caso se produce una violencia verbal, pero no se producirían ataques físicos, al liberarse ahora anímicamente, las fuerzas de simpatía y antipatía. Entonces, esto ya ha sido disuelto en la fase referida a lo corporal.

Es por ello que necesitamos un concepto abarcativo a partir del conocimiento referido a la liberación de las fuerzas anímicas. Tal como también se manifiestan en el pensar: lo mío – lo tuyo, no me gusta- me gusta. Tal como se manifiestan en el sentir – simpatía y antipatía – y luego en el querer, en la diferenciación y en la formación de juicio. Como asimismo se forman en el idealismo, en el hecho de decidirse por determinadas metas, apoyándolas, dejando de lado otros asuntos – lo que luego va apareciendo a partir de los 16 años. Todo ello recibe su fuerza de impulso a través del sentimiento. La motivación procede del sentimiento, llega del cuerpo astral. La intención procede del yo. La fuerza configuradora, acerca de cómo se modifica algo, la fantasía moral, proviene del cuerpo etérico. El poder ser flexible y poder reflexionar acerca de cómo resolver algo. Para ello son necesarios los pensamientos. El cuerpo astral realiza la diferenciación.

¿Cómo se llega a la agresión y a la voluntad destructiva? La principal fuente de agresión y deseo de destrucción en los niños y en los jóvenes, es la frustración. Frustración, es una voluntad que no encuentra orientación. Cuando alguien se siente frustrado, no sabe con certeza, lo que debe hacer. En todo aquello que intenta hacer, se siente frenado, impedido. Se enoja, se siente no-comprendido. En algún plano, hubo un acontecimiento, que bloquea la voluntad y eso causa la frustración. Cuanto más frustrada está la persona, tanto más bajo es su umbral de agresión. Cuando se trata de estudiar delitos, yo jamás preguntaría: ¿quién tiene la culpa?, ¿Por qué propinaste el golpe? ¡Eso no acierta! En primer término tenemos que descubrir: ¿por qué este joven ser humano es tan desdichado, tan descontento consigo mismo? Tan frustrado, que su umbral de reacción es tan bajo? ¡Esa es la cuestión! Dado que cualquiera de nosotros reaccionaria agresivamente, si tan solo tuviera una suficiente medida de quita de sueño y tuviese hambre. Todos nosotros tenemos experiencia con el hecho del descenso de nuestro nivel de agresión, cuando nos sentimos mal. Cuando mediante el hambre, insomnio, cansancio y agotamiento, nos sentimos frustrados hasta en lo físico. Por eso es tan decisivo al querer prevenir, educar fehacientemente, esa capacidad conciliadora, esa fuerza integradora del yo, en todos los grados de polarización que el cuerpo ofrece.

Para ello son necesarias dos cualidades por parte del adulto: AFECTO Y CONOCIMIENTO DE SÍ MÍSMO. Tenemos que disponer dentro de nosotros mismo, la virtud básica en el cuerpo astral, que Rudolf Steiner denomina “afecto”. Tenemos que crear alrededor del niño y alrededor del joven un clima afectuoso. Esto impide la enajenación del cuerpo astral. No importa de qué manera bizarra se exprese – cuando los adultos permanecen afectuosos, el cuerpo astral puede desarrollarse sanamente. Una y otra vez se le brinda una oportunidad, una especie de corrección. En el afecto habita la comprensión, vive el sentido con respecto al los problemas de la vida, vive esa importantísima virtud, la empatía.

En segundo término, el educador necesita conocimiento de sí mismo. Todo aquel que quiere ocuparse preventivamente o terapéuticamente con cuerpos astrales desbandados, con respecto a sí mismo, necesita una clara impresión: que todas estas posibilidades reaccionarias, también están contenidas en nuestra propia alma. Tengo que considerar la posibilidad, que yo mismo hubiese actuado de esta manera si en mi educación hubiese tenido los mismos problemas como tú. Sé exactamente bajo qué influencias el nivel agresivo desciende de manera tal que se propinan los golpes, que se implementa la vehemencia, la violencia. Esto lo sé certeramente. Cuando esto no lo sabemos acerca de nosotros mismos, no podemos brindar un real tratamiento a lo demás. Dado que ellos tienen que sentir: tú me entiendes. De otro modo no podemos brindar ayuda. El cuerpo astral por ser tan complicado y diferenciado, necesita ser comprendido. Si no lo comprendemos al cuerpo astral, no tenemos posibilidad alguna de aportar ayuda. Comprender al yo, es fácil, dado que en ese caso de todas maneras estamos relacionados, aun cuando no lo sabemos. En el yo estamos conectados intuitivamente. ¡Todo este desarrollo de la tierra y de los seres humanos existe para nuestra individualización! En la actualidad empero, es el cuerpo astral que juega el rol principal. Juega el rol principal en cada encarnación. Porque quiere ser apoderado, conducido y ennoblecido en medida cada vez mayor.

26.7.2016