Volver


Se vislumbra en la noche
un presentir de lo eterno,
un hilo de luz se tiende
y guía al alma
a la luminosa morada
que engendra la nocturna tiniebla.
Ya no son pasos hacia ella,
son vuelos
y cada vez más altos,
remontando esfera tras esfera,
hasta alcanzar la luz eterna.
El alma bebe de su fuente,
se sumerge en ella,
cobra vigor en sosiego
y vivencia en sí
como la paz verdadera la llena.

Cristina Martínez
Sí, así sea…